jueves, 1 de mayo de 2014

El destino de las fotos

Foto Eva Besnyö

Hasta hace unos años el proceso solía ser casi siempre el mismo. Comprabas un carrete, sacabas unas fotos, lo llevabas a revelar, luego  acudías a la tienda a recoger las copias, se las enseñabas a cuatro amigos y estas acababan o bien en algún álbum o enterradas en un cajón. Alguna afortunada conseguía un puesto de honor tras un cristal, lo cual significaba que sería vista una y otra vez colgada en una pared o reposando sobre una estantería. Luego llego la fotografía digital y eso lo cambio absolutamente todo. Ahora los momentos se comparten casi al instante y desde cualquier parte del mundo. Hacer fotos lleva su tiempo, desplazarse, esperar el momento, la luz… Luego hay quien las comparte, ya bien sea través de redes sociales, blogs, etc. En ocasiones me llega a sorprender todo ese talento anónimo que pulula por la red, gente realmente muy buena dándole al botón. Y ya que estamos hablando de fotos aprovecho para recomendar una peli dirigida y protagonizada por Ben Stiller (The Secret Life of Walter Mitty 2013), reconozco que me sorprendió cuando la vi. A mí al menos me ha resultado entretenida y creo que gustara a todos aquellos que habitualmente le dan al disparador.



2 comentarios:

  1. Tomo nota de la recomendación...tengo la peli por aquí hace algún tiempo y todavía no me había aventurado a verla...en breve cae...jejejje...
    Un saludoooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no me decidia a verla, hasta que me insistio un colega y al final acabo gustandome. Hay una historia con un negativo muy interesante, espero que no te decepcione...jeje
      Saludos ALX!

      Eliminar