domingo, 15 de marzo de 2015

Despedida a un amigo

Buster (2002-2015)

Debería de haber sido un viernes como otro cualquiera pero no  fue así. La alegría que normalmente acompaña el inicio del fin de semana quedo ensombrecida por esa dolorosa y dura decisión. Bajamos los tres juntos, tú con tu andar cansino fruto de varias enfermedades y nosotros con el corazón roto y conteniendo las lágrimas pues esa sería la última vez que tus ojitos verían la luz del sol. Permaneciste en el regazo de Carmen hasta los últimos instantes, no queríamos ser demasiado efusivos en la despedida y que notases que aquello era un viaje sin retorno. Me cuesta expresar con palabras la sensación de angustia que sentimos en aquella sala. Nos estaban arrancando un trozo de nuestras vidas y ya no había marcha atrás. Volvimos hacia casa en silencio, intentando digerir rabia y dolor a partes iguales. En cuanto cruzamos el umbral de entrada notamos el vacío, ese desgarrador silencio, la ausencia de tu acostumbrada bienvenida y ese característico ruido de tus pezuñas en el parquet. Los días venideros han sido complicados de llevar. Muchas charlas y paseos intentando convencernos de que obramos de manera correcta. Tenías muchos frentes abiertos, muchas dolencias que se habían cebado con tu frágil cuerpecito y bajo ninguna circunstancia deseábamos que tuvieses un agónico final. Han sido trece años y miles de recuerdos. Llegaste a nuestras vidas en un momento muy particular, comenzábamos un proyecto en común y enseguida te hiciste un hueco entre nosotros. Nos acompañabas a todos lados, compartimos muchos kilómetros, muchas playas, alojamientos, otoños, inviernos pero sobre todo primaveras y veranos. Te encantaba la playa, era tu lugar preferido con diferencia. Te conocías Patos mejor que nadie,  corrías como loco detrás de las gaviotas, aunque tus intentos de cazarlas siempre resultaban inofensivos. Cuando por el parque nos encontramos con tus viejos amigos enseguida nos asalta tu imagen, todavía parece que te estamos viendo corretear detrás de un palo, ladrándole a las palomas o intentando alguna conquista. Disfrutabas echándote las siestas al lado de Carmen y a nosotros también nos gustaba sentir el calorcillo de tu cuerpo en aquellas  tardes de invierno de sofá y mantita. Ahora toca gestionar esa falta, esa ausencia y esa soledad que se nos cuela hasta lo más hondo.  Supongo que con el tiempo nos iremos acostumbrando y adquiriendo nuevas rutinas, aunque como digo no está siendo fácil. Lo único que nos queda es agradecer todo el cariño, compañía y lealtad que nos has dado durante los años que compartimos juntos. Siempre tendrás un lugar en nuestro corazón. Allá donde estés, gracias Buster…

16 comentarios:

  1. Un abrazo Fran. Sé que son momentos difíciles, pero pensar en lo afortunado que ha sido Buster en teneros como compañeros en su vida, y lo mucho que ha podido disfrutar. Cuesta entender que se vayan tan pronto, pero su vida es más corta que la nuestra ... Un abrazo a ti y a Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jesús. Mas o menos intentamos mitigar esa pena pensando en los buenos momentos que nos hizo pasar y en lo mucho que disfrutamos juntos. Algunos paseitos tambien se pego por Doniños. No se si te lo comente en alguna ocasión, pero siempre le dieron miedo las pasarelas de madera, recuerdo que en la parte de arriba teniamos que pillarlo en brazos...
      Gracias por los animos, otro abrazo para ti también.

      Eliminar
  2. Lo siento muchísimo...se bien lo que sientes....
    Un fortísimo abrazo a ambos....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ALX, me ha acompañado casi siempre en la playa, al menos cuando iba con Carmen. Aunque a decir verdad el agua no le gustaba mucho... Ellos son de los que nunca te traicionan, ya sabes lo nobles que son...
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Lo siento muchísimo amigo!!! Mucho ánimo y un abrazo grandísimo Fran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Chordi. Estos últimos años, desde que Alex se fue a la universidad nos habíamos volcado muchísimo con el, era nuestro pequeño.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. LO SIENTO MUCHISIMO FRAN ,LA VERDAD QUE TE ENTIENDO PERFECTAMENTE LO QUE HABLAS,SON UNOS AMIGOS INIGUALABLES LO DAN TODO POR NADA......SALUDOS Y MUCHO ÁNIMO ¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola German, lo has descrito a la perfección. No te abandonan, son fieles y siempre estan a nuestro lado, ojala aprendiésemos todo lo bueno de ellos. Muchas gracias por tus palabras, un abrazo.

      Eliminar
  5. Fran, una pena..dan un cariño especial...un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
  6. Fran, una pena..dan un cariño especial...un saludo desde Murcia....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego que si lo dan. Muchas gracias alp.
      Un abrazo desde Vigo.

      Eliminar
  7. Lo siento mucho Fran... un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  8. Muy buenas Fran, llevo teniendo perros conmigo y mi familia desde bien pequeño, por lo que ya te puedes imaginar, cuantas veces he vivido situaciones parecidas. Desde que tengo uso de razón, la verdad, no hace mucho, he aprendido que la mejor forma de reponerse a un trago tan duro es haciéndose con otro lo antes posible, no suple, pero puede llegar a ser tan buen amigo, o mejor incluso que el que ya no está. Saludos y ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Kike,
      Pues si, es algo a lo que Carmen y yo le estamos dando vueltas, lo hemos hablado en varias ocasiones y la verdad aun no lo tenemos muy claro. Lo que me comentas también me lo han sugerido un par de amigos que como tu levan toda la vida con perros. Vamos a darnos un tiempo a ver que tal. Muchas gracias por tus palabras, un abrazo.

      Eliminar
  9. para esa raza inquieta el nombre le fue perfecto... y si era así como contás muy digno del nombre también... abrazo grande y muy linda entrada recordándolo...

    ResponderEliminar