domingo, 10 de septiembre de 2017

Hay días

(imagen Gerrit Kesten)

Aun a sabiendas de que las posibilidades de baño son prácticamente nulas tiras hacia la playa con el material en el coche, bueno, de hecho  nunca ha salido del maletero. Al llegar lees algún mensaje de un par de amigos, no lo ven claro y han preferido quedarse en casa. Tu sin embargo ahí estas, mirando hacia el horizonte  viendo gigantes donde solo hay molinos. Has decidido esperar un rato a ver qué pasa. Comienzas a plantearte el regreso. ¿Y si…? Montas de nuevo en el coche en dirección a otro spot. En carretera percibes la presencia de algunas espumas, quien sabe… El panorama una vez allí es un calco del anterior. Paseas y le mandas un café. Toca regresar. Ya en casa compruebas las previsiones para el día siguiente y comienzas a organizar tu agenda. Finalizas la cena y por un momento piensas en recurrir a yotube y mandarle un poquito de soft porn, te lo piensas dos veces y acabas por descartarlo, tampoco es cuestión de flagelarse con olas y lugares de ensueño. Al final acabas desempolvando una serie de hace unos años y das por finalizado el domingo.



4 comentarios:

  1. el pan de cada día... esto lo solucionan las olas artificiales o somos masocas y seguiremos disfrutando de esos viajes frustrados?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Diego!
      Uy, no se no se... Desconozco como andarán los precios para una sesión, en todo caso barato no debe ser. Algo leí hace tiempo sobre un proyecto para Madrid, no se ha vuelto a saber nada.
      Gracias por pasar, feliz semana!

      Eliminar
  2. Hola Fran,

    que artículo divertido, buen trabajo!

    Y gracias a ti por mentar mi nombre bajo del imagen "surfing addiction". Sea ideal si también podrías enlazar mi página web (http://wavebutler.surf) como crédito :)

    Un saludo desde Sri Lanka,

    Gerrit

    ResponderEliminar