lunes, 22 de julio de 2013

El blog de Carlos Bremon




Le he dado muchas vueltas a la hora de elegir una imagen para ilustrar esta entrada. Por un momento sentí la tentación de utilizar una foto del protagonista pero considere que posiblemente sería abusar de la confianza. Acabe optando por esta imagen quizás por su significado. Muchas tablas y muchos baños, si cada una de ellas hablase tendríamos historias para rato. En cierto modo la persona a la que dedico este post también tiene muchos baños a sus espaldas e infinidad de anécdotas y experiencias. No tengo el gusto de conocer a Carlos personalmente pero espero y deseo subir en breve para saludarlo, compartir un café y soltarle un aluvión de preguntas...jeje  Para quienes como yo acabamos de llegar a este maravilloso mundo de las olas su nombre no me decía nada. Fue gracias a las interesantes entradas y a la labor de divulgación que hace Jesús desde su blog (desdelacroa) que me fui enterando de algunas cosas de esta leyenda viva del surf. Carlos abrió recientemente su blog y desde allí comparte sus vivencias y recuerdos así como otras cosas relacionadas con la actualidad. Considero que es un lujo y un privilegio escuchar de primera mano esas historias por eso quería darle las gracias y desearle lo mejor.
 ¡Hasta la próxima Carlos!

4 comentarios:

  1. Esa foto me recuerda a El Imperio del Sol en la escena final cuando los padres buscan a sus hijos...estoy mal, eh???...jijijij....
    Un saludooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues tienes toda la razon ALX, muy aguda la observación...jeje, esa memoria cinefila te delata. Ya que comentas lo de la peli, Christian Bale debe de ser de los pocos casos de niños que continuaron con su carrera cinematografica y no acabaron malamente, por cierto que me encanta la peli.
      Un saludo!

      Eliminar
  2. Esta vez soy yo el que se va a ruborizar. Desde luego es mejor ser una leyenda viva que..., bueno, eso. Cuando echo la vista atrás y repaso aquellos tiempos, quizás no le doy el valor que parecen tener. Por otra parte hay mucha gente que estuvo en esos momentos, y yo no les debo robar el protagonismo que sin duda tuvieron. Yo empecé, por ejemplo, porque un compañero (Junquera) tuvo el ansia de organizar nuestra primera experiencia. Y después tuve la suerte de conocer casualmente a un verdadero pionero, Miguel Camarero, que hoy todavía hace surf en las playas de Tarragona. El me llevó, entre otros sitios, a las maravillosas olas de Santa Cristina, que yo no conocía, y en donde disfruté varios años de los inviernos más divertidos de mi vida, posiblemente. Y dispusimos de tablas pronto, gracias a un extraordinario emprendedor, como ahora se les llama, que fue ( y es) Rufino. Lo que quiero decir es que habría que reunir todas aquellas historias, más que nada por las vicisitudes singulares de los comienzos, en comparación a cómo son las cosas ahora. Eran los maravillosos tiempos de descubrir, un nuevo mundo se abría ante nosotros y nos llenaba de apasionantes expectativas. Aunque es cierto que Jesús Busto está en esa tarea desde hace tiempo y hay que ayudarle. Gracias, Fran, por tus palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carlos!
      Los recuerdos son el patrimonio particular de cada uno y desde luego que te agradecemos que los compartas. Realmente aquella epoca debio de ser especial, como bien dices eran tiempos para descubrir cosas nuevas, quizas ahora hemos perdido esa capacidad de sorprendernos. Yo todavia recuerdo -debio ser en los 70- una gran aglomeración de gente en Samil haciendole pasillo a unos tipos que iban a meterse en el agua con una moto, aquello era espectacular.
      Pues lo dicho, te vuelvo a dar las gracias por contarnos esas fantasticas historias y por supuesto que agradecemos y reconocemos la labor de Jesús Busto.
      Un saludo!

      Eliminar