martes, 23 de julio de 2019

Verano

(foto: Getty/Images)


Diría que se trata de esos momentos en los que el sol anuncia su retirada. Posiblemente uno de los muchos baños que se alargan por lo placentero del agua y por esas perfectas condiciones del mar que hacen que te olvides de lo que hay en tierra. Los musculos hacen oídos sordos y se escapan algunas olas, después de dos horas largas la velocidad en tu remada va en declive. Pero eso sí, cada bajada te proporciona felicidad, placer y otro poquito de energía para darle a la siguiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario