lunes, 10 de junio de 2013

El momento

Foto Dave Collyer

Ellas deciden que hacer contigo. Tú te limitas a intentarlo. La ves venir y haces un cálculo rápido. Estas convencido de que te dará tiempo. Es un ser vivo y como tal imprevisible. Comienzas a remar y lo pones todo de tu parte, imprimes más velocidad a tus  brazos y alzas la cabeza, comienza la subida. Temes lo peor pues la verticalidad aumenta por momentos. Superas el labio y respiras…

8 comentarios:

  1. AInsss por los pelos!

    Aparte de lo vertical del asunto, el ruido que debe "generar" ese tipo de ola, debe ser algo impresionante!

    Saudiños, Fran!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso tiene que sonar que mete miedo. A veces pienso que si tuviese la capacidad de poder respirar incluso debajo del agua dudo que seria capaz de enfrentarme a esa masa de agua. Los golpes y caidas son serios, la señora de la guadaña juega a los dados con tu vida...
      Un abrazo Gonzo!!!

      Eliminar
  2. Lo malo es que, si es la primera de la serie, detrás suele venir otra que, además ser más grande, al haber vaciado de agua la primera, la segunda rompe más atrás...¡y no llegas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Importantisima y muy acertada observación Carlos, es cierto. Me estaba acordando de esos momentos posteriores cuando te ha pegado un buen revolcon y en medio de ese mar espumoso intentas remontar pero te sientes como si fueses una aguja de una brujula que no para de moverse, es una sensación extraña...
      Un saludo y gracias por pasar!

      Eliminar
  3. Parece que hablas de las mujeres...jajajaj...es brooooma...alguna vez me ha tocado remar pal cielo y cuando cruzas la barrera de la salvación hay otro momento que es el de..."que no venga otra ...porfavorrr".
    La foto muestra el momento de alivio de pasar la primera y la pesadilla de descubrir que viene otra detrás...
    Un saludoooo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje..., bueno, la verdad que hilando fino si se pueden encontrar ciertos paralelismos, casi mejor lo dejamos aqui...
      Si que es terrible ese momento despues, cuando piensas que estas a salvo y ves la que se te viene encima, como bien apunto Carlos en el comentario anterior esa mecánica si que no suele fallar.
      Un saludo ALX!

      Eliminar
  4. Yo he sentido horror con olas que ni por asomo se acercan a éstas, no me imagino lo que tiene que ser ver venir una mole de esas y ver que no libras.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Jose, mi explicación tambien va por ahi, hablamos de olas terrenales para seres de carne y hueso, lo de la foto es de otra galaxia, no lo quiero ni pensar...
      Un saludo!

      Eliminar