domingo, 30 de junio de 2013

Offshore 65



A medida que pasan los años las cosas al igual que las personas van adquiriendo arrugas. Muescas, síntomas de un uso prolongado, desgastes o simplemente un mal funcionamiento. En el caso de las fotos suelen ganar enteros por lo que significan, amigos o familiares que ya no están pero de los que guardamos esa fracción de segundo impresa en un papel o en un disco duro. Por otro lado estaría el asunto de los videos, escenas con imperfecciones propias y genuinas que no han sido añadidas por ningún programa de retoque, ausencia total de definición y de virguerías en cuanto a edición, pero que con el paso del tiempo han mejorado, como esos vinos de reserva o como esas viejas películas del Hollywood más dorado. A todo esto habría que añadir el valor sociológico que poseen estos documentos, como se vestía, cuáles eran los peinados de la época, los automóviles y sobre todo el estilo a la hora de manejar un tablón. Con todo esto no estoy diciendo que reniegue de esos espectaculares productos visuales que disfrutamos a golpe de click, así como del increíble avance tecnológico en cuanto a cámaras y demás soportes digitales, simplemente me pregunto qué tipo de fascinación me provocaran los videos de hoy de aquí a 20 años…
Muy recomendable el visionado de las otras tres partes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario