sábado, 8 de marzo de 2014

La parte positiva


Ya era mucho tiempo vagando entre tinieblas. Todos estos temporales que se han paseado por nuestras costas han dejado su sello. Hemos visto imágenes impactantes, al mar arrasándolo todo, doblegando moles de hormigón y colándose por calles y avenidas. El gris era la nota predominante, la lluvia parecía que no se iría jamás y cuando dirigías la mirada hacia la costa te invadía una extraña sensación de inquietud y desasosiego. Es por eso que quizás esta tarde se multiplicaron las buenas sensaciones, todo un éxodo de personas hacia las costas buscando la calidez y la caricia de un rayo de sol. Fue un baño tranquilo de apenas hora y media, solo, dando rienda suelta a mis pensamientos, saboreando cada brazada, cada ola, cada bajada, no quería salir pero me esperaban en tierra. Ojala a partir de hoy disfrutemos de esa cara amable de nuestro querido mar.

2 comentarios: