miércoles, 1 de mayo de 2013

Atrapar el tiempo

Foto Ralph Crane (Hawaii 1959)

Por lo general suelo prestar atención a las fotos que ya tienen unos años. Si muestran paisajes urbanos de tu ciudad te paras y compruebas como ha cambiado todo, ausencia de tráfico, edificios ya desaparecidos, aspectos diferentes a la hora de vestir y demás.  Cuando esas imágenes pertenecen a tu álbum particular la reflexión va por otro lado. Si esa porción de tiempo ya tiene un par de décadas  el efecto de su visión puede ser demoledor,  ausencia de pelo, masa muscular ya desaparecida, aspectos diferentes a la hora de vestir y alguna arruga. La cosa esta de hacerse mayor tiene lo suyo. Además de ciertas pequeñas alteraciones de tu aspecto luego está el asunto físico, este es quizás el que peor se lleva, sobre todo si eres una persona a la que le gusta la actividad deportiva. En definitiva se trata de asumir y saber encajar esa nueva etapa de tu vida. Los golpes duelen más que antes, aquel exceso de energía y entusiasmo ya no esta tan presente, los estados contemplativos son cada vez más habituales y si antes te bebías los floreros ahora vas a gusto con dos copas.

No cabe duda de que llegados a una edad aparece esa sensación de pánico. Empiezas a echar cuentas de los años que has vivido y de los que esperas que te queden por vivir. Añoras aquella infancia cuando las preocupaciones y los problemas se limitaban a las cosas de tu barrio, la chica que te gustaba y poco más. No éramos europeos ni falta que nos hacía, ni que decir tiene que por aquel entonces todavía no formaban parte de nuestro vocabulario términos económicos que me niego a reproducir por aquello del horario infantil. Para ir acabando, que esto de cumplir años esta de puta madre. La verdad si me encontrase con el genio de la lámpara dudo que entre los 3 deseos incluyese una vuelta atrás, como decía Anna Magnani…’Please don’t retouch my wrinkles. It took me so long to earn them’



 Jack O'Neill


No hay comentarios:

Publicar un comentario