domingo, 26 de septiembre de 2010

Un síntoma y una teoría


Este domingo aun después de haber visto que la webcam de Patos no auguraba un buen baño, tiramos hacia allá. Delante de la escuela apenas había gente en el agua. En Prado se veían algunas cabezas, en La Cala también había peña. Opte por Prado. Al minuto de estar en el agua baje un derechon cojonudo, se cerró muy rápido pero disfrute marcándome un botton de derecha, que parece que ya no se me resisten como antes. La siguiente ola vino al rato. Otra derecha, también con tamaño, pero esta vez me dejo surfearla un poco más, fue lo mejor, el resto, mirar al horizonte y charlar con Frederic… Luego vuelta hacia Patos, un par de revolcones en la orilla y a casa a merendar.
El síntoma
Esta tarde de domingo volvimos a disfrutar de una estupenda temperatura. El 3/2 había momentos en los que sobraba. El agua sigue haciendo que tengamos los escarpines en el armario o donde quiera que los guardemos. Cuando regrese a casa me di la ducha de rigor, pero esta vez, subí la temperatura del agua… Hace apenas un par de semanas que llegabas todo feliz al hogar dulce hogar y te metías una ducha fresquita para relajar, pero ahora lo de la ducha fresquita vamos a ir dejándolo aparcado. Pues eso, que no sé si me estoy haciendo mayor o esto es un síntoma de que ya estamos metidos más que de lleno en el otoño… Espero que sea lo segundo…
La teoría
Hace tiempo que le doy vueltas. Las buenas sesiones de este verano las podemos contar con los dedos de una mano, y poco más. Uno se va a acostumbrando a esos baños, suaves, en los que apenas hay revolcones, con olas que apenas levantan por la cintura, así un día  tras otro… ¿Pero y luego?
El caso es que estoy empezando a pensar que tanto día pequeño provoca que la poca soltura que vas pillando acabes por perderla un poquillo. Yo no sé vosotros, pero cuando pasa mucho tiempo sin entrar tamaño, luego si veo que la pared pasa mi por encima de mi cabeza, acabo por acojonarme y ponerme nervioso. Pero bueno, ahora con el invierno la cosa irá mejorando, supongo…

 Lo dicho, que estamos esperando tamañito, pero sin pasarse, que aqui al colega no veas lo que se le viene encima...pa matarse!

No hay comentarios:

Publicar un comentario