jueves, 9 de diciembre de 2010

Lagrimas y neoprenos

Curioso elemento el agua. En ocasiones nos da la vida y en otras nos la quita. Hoy leía en la prensa la noticia de la muerte del niño causada por una riada en Ciudad Real. Esta foto aparece en diversos periódicos y la verdad que la he observado detenidamente. Su autor Mariano Cieza Moreno (EFE) capto en esta desgarradora instantánea el momento del traslado del cuerpo. La foto es de esas que te las quedas analizando. Vemos a un grupo de 17 personas, 4 buzos de la Guardia Civil transportan el cuerpo sin vida del niño, detrás también vemos a más gente que seguramente formaban parte de grupos de rastreo y entre ellos hay alguien que muestra una expresión de dolor y desgarro, es el chico que permanece bajo el paraguas, que posiblemente sea su hermano de 14 años. La foto no permite contemplar bien sus expresiones –en prensa se ve mejor-, son esas caras que se nos quedan a todos cuando presenciamos una tragedia, esa sensación de que se para el mundo, lo mismo que cuando circulamos en coche y vemos el típico accidente con las sabanas blancas, se te encoge el corazón y por un momento guardas un respetuoso silencio, al cabo de un par de minutos los olvidas, y es que la vida sigue…
Cuando veo a esos equipos de rescate, enfundados en sus neoprenos, esos neoprenos que nunca suelen ser ni fashion ni cool, metiéndose a buscar cadáveres, rastrear pantanos, sumergirse en pozos y cientos de sitios similares, siempre pienso en lo tremendo que tiene que resultar ese encuentro, el encuentro con el cuerpo, la expresión, los familiares esperando, los llantos…
Tenía nueve años.

2 comentarios:

  1. ventipocos tenía mi colega cuando los buzos lo sacaron de tres metros de profundidad en la segunda curva del rio sella el dia de la fiesta de las piragüas.....

    "está aqui" solo recuerdo esa frase pronunciada por un buzo que salió solicitando la ayuda de sus compañeros.. y el bañador negro y la camiseta negra que llevaba puesta, no estoy seguro que fueran de eso color, pero así lo recuerdo.

    algo cambió dentró de mi ese día, es el día de hoy (no se 6 o 7 años, intento olvidarlo todo pero no puedo) que cada vez que paso por Arriondas (pueblo de la salida del sella) que no me atrevo a mirar al rio, a aquella poza, a recordar aquel maldito día.

    .................. un saludo Fran!

    ResponderEliminar
  2. Hola Manu,
    Es cierto, ese tipo de cosas se te suelen quedar grabadas y aun con el paso de los años recuerdas pequeños detalles. Creo haber presenciado en un par de ocasiones algo parecido, aunque por suerte nunca de alguien conocido o cercano, y si amigo, el dolor y la angustia se te aferran al corazon.
    No creas que no me lo pense a la hora de poner este post, no queria que pareciese algo morboso, simplemente una pequeña reflexión sobre cosas del dia a dia, esas de las que a veces no queremos hablar o desviamos la vista.
    Un saludo y gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar