domingo, 1 de mayo de 2011

Madre no hay mas que una

Aunque no soy muy amigo de las celebraciones por decreto, hoy voy a hacer una excepción. Sería un idiota integral el no reconocer a quien le debo todo. De no ser por ella ahora mismo no estaría aquí tecleando esta declaración de intenciones. Gracias a su paciencia he descubierto una nueva felicidad. Su comprensión no conoce límites y si profesáramos la fe católica estoy seguro de que se hubiese ganado más de un cielo. Ella ya lo sabe pues no paro de recordárselo, pero lo quería hacer publico…

No hay comentarios:

Publicar un comentario