lunes, 23 de mayo de 2011

La cantimplora en el desierto


Esa fue la sensación que tuve al llegar hoy a Prado y ver a gente en el agua, lo estaba necesitando. Lo cierto es que después de unos cuantos días la horita y media de esta tarde en Prado me sentó estupendamente. Si nos olvidamos de que últimamente cada vez que me pongo mi viejo 4/3 tengo la sensación de mutar en un luchador de sumo, lo cual incrementa mi lentitud y torpeza, podríamos decir en general que el baño estuvo bien.  Todavía no me he decido a meterme con bañador y lycra, y eso que buena parte de mis vecinos estaban en bañador y poco más, la gente joven es lo que tiene... A ver, parece que a mitad de semana nos puede entrar un poquito de mar, esperaremos…Por cierto, esta tarde aparcar en Patos era misión imposible, al final acabamos en Prado y resulto mejor.
Saludos y buenas olas!

1 comentario:

  1. jajajaja ,por mucho que pasen los años Prado sigue igual, recuerdo antes de tener coche que dejaba mis cosas justo ahi contra la hierba...puñetero ATSA cuantas veces me dejo tirado!!! y pensandolo friamente...ahora ni de coña dejo las cosas en la playa solas como hacia antes....
    Saludos Fran, la foto cojonuda....es más, me la pillo si no te importa para el blog.

    ResponderEliminar