lunes, 9 de mayo de 2011

Cuando la realidad supera a la ficción


Supongo que todos habréis visto las pelis de Kill Bill dirigidas por Tarantino. En Kill Bill vol 2 –en cuanto la vi me reconcilie con la primera parte- tenemos la estupenda escena final entre Uma Thurman y David Carradine. En esta escena la buena de Uma le mete 5 toques en el pecho al amigo Carradine que le da pasaporte para la eternidad, algo así como una técnica milenaria para cargarte al prójimo en apenas un par de segundos. Pues bueno, haciendo caso al título del post, aquí os dejo una curiosidad. Yo casi preferiría el toque de Uma a que el fulano este me metiese esa ráfaga de ostias, vosotros mismos…



No hay comentarios:

Publicar un comentario