jueves, 18 de abril de 2013

Mantener la calma




Quien se dedica a echarle pulsos a esas montañas de agua debe de estar física y mentalmente al 100%. Supongo que dependiendo del tipo de caída se puede disponer de más o menos fracciones de segundo. Aun teniendo la capacidad para gestionar el poco oxigeno de que se dispone no para de sorprenderme esa velocidad para analizar la situación y saber cómo actuar.

4 comentarios:

  1. Buuuufff, tiene que acojonar verse ahí volando por el aire sabiéndo lo que te espera..., son de otra pasta Fran.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo pienso yo Jose, debajo de esas toneladas de agua uno se puede partir en dos, no quiero ni pensar lo que debe ser.
      Saludos Jose!

      Eliminar
  2. Sólo de pensarlo consumo todo el oxigeno que llevo dentro... y estoy en el sofá... Sencillamente increíble este tipo de hombres y mujeres de las olas gigantes...
    Buenas noches...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que tal Chordi!
      A mi eso del oxigeno me tiene intrigado, tienes que estar con una sangre fria de la ostia para no soltar todo el aire, no se, me resulta dificil de asimilar.
      Gracias por pasar!

      Eliminar