miércoles, 22 de junio de 2011

El último deseo de Kevin


Hay quien dice que en una película es más fácil hacer llorar que provocar carcajadas, es posible. Reconozco que soy de lágrima fácil, sobre todo cuando hay perros por el medio. Esta pequeña historia me ha tocado…


2 comentarios:

  1. Tío...debe ser la edad...a mi se me saltan hasta con la publicidad de la tv....estoy fatal....je, je...
    Un saludoooo...

    ResponderEliminar
  2. Pues posiblemente, con los años nos hacemos unos blandos...jeje A mi tambien me dicen que de viejo me voy a volver insoportable, ya te digo.
    Venga, chao!

    ResponderEliminar