sábado, 17 de septiembre de 2011

Fiebre del sabado por la tarde


Algún cometero y casi nadie en la playa. Después de un paseo decidí entrar, más que nada para remar un poco. Así como metí el pie en el agua se produjo una reacción inesperada. Lo mismo que esas escaleras mecánicas que permanecen en reposo hasta que te subes encima y comienzan a pillar velocidad, pues igual, empezaron a levantarse mini picos y las olas comenzaron a entrar con algo más de fuerza, el espejismo apenas duró 10 minutos, los suficientes para calmar mi fiebre


2 comentarios:

  1. A veces diez minutos es más qiue suficiente....
    Un saludooo...

    ResponderEliminar
  2. Y tanto que si, sobre todo cuando no cuentas con ellas, de repente no sabes como van y aparecen, yo es que ya acabo hablando solo en el agua, no se, sera el exceso de salitre...jeje
    Un saludo ALX!

    ResponderEliminar