sábado, 21 de enero de 2012

¡Viva el vino!


                                                           Gerrit van Honthorst
 
El caso es que ayer cuando regresaba del trabajo a eso de las 7 y algo de la mañana me paro la local, era un control de alcoholemia, el poli me pregunto si había bebido, dije que venia del chollo, me miro detenidamente y con un gesto de cabeza me mando pasar. Por un momento recordé estos gloriosos momentos…











Ahora en serio, ya sabéis el volante y el alcohol no mezclan bien, como decimos por aquí, sentidiño…

No hay comentarios:

Publicar un comentario